Persépolis invertirá más de 200 millones en vivienda y hoteles

La gestora inmobiliaria prevé invertir el capital en los próximos dos años en España. Para ello, la compañía fichó el pasado octubre a Rafael Bou, exdirectivo de real estate y hospitality en España de PwC.

Persépolis acelera. La gestora inmobiliaria ha levantado dos nuevos fondos para invertir más de 200 millones euros en vivienda y hoteles en los próximos dos años en España. Para liderar este crecimiento, la compañía fichó el pasado octubre a Rafael Bou, exdirectivo de real estate y hospitality en España de PwC.

Entre los nuevos inversores de la gestora se encuentra el banco de inversión de Illinois (Estados Unidos) Wedgewood Investment, compañía que ya cuenta con participación en una de las socimis de la gestora, y un fondo británico.

Con estos nuevos fondos, la gestora busca invertir en activos, sobre todo en Madrid y Barcelona, que requieran de una transformación o cambio de uso a residencial, en línea con la estrategia que sigue la socimi Persépolis.

Para ello, el fondo ya se ha hecho con un edificio de oficinas, situado en el Barrio Fuente del Berro en Madrid con 6.485 metros cuadrados construidos, que convertirá en viviendas destinadas al alquiler.

La gestora también ha adquirido una nave industrial de 2.612 metros cuadrados en el madrileño barrio de Guindalera para transformar en vivienda. La inversión total de ambos activos ascenderá a treinta millones de euros.

El segundo fondo de la empresa invertirá en el segmento turístico. La gestora tiene previsto comprar hoteles de negocio en ciudades para convertirlos en urbanos más enfocados al ocio y hoteles vacacionales de tres o cuatro estrellas situados en segunda o tercera línea de playa que cuenten con recorrido y mejora de eficiencia de costes, con el foco en territorios como Mallorca o la Costa del Sol.

Uno de los vehículos de inversión de la compañía, Persepolis Investments 1 Socimi, entró en pérdidas el pasado año registrando números rojos de 6.096 euros, tras anotar un beneficio de 747.203 euros en el ejercicio anterior.

Pese a abandonar los números negros, la empresa aumentó sus beneficios un 3,7%, hasta 762.191 euros. A cierre del pasado año, la socimi contaba con una cartera de activos valorada en 43,5 millones de euros.

Medios

Language

Idioma